Translate

lunes, 24 de marzo de 2014

El autocontrol en tu perro

Cuando un perro quiere algo, lo quiere ¡AHORA! Pero debes enseñarle que los comportamientos tranquilos y educados son más eficaces para conseguir lo que quiere.

El autocontrol es la habilidad para regular los impulsos, emociones, deseos y acciones.

El control de los impulsos del perro, o autocontrol, es útil en muchas situaciones: desde esperar tranquilamente a ser atado con la correa para salir de paseo, pasando por esperar pacientemente sentado o tumbado a que le pongan la comida, hasta poder jugar con menos excitación con una pelota.

Entrenando el autocontrol, el perro tendrá más confianza en sí mismo, mejoraremos el vínculo entre el perro y guía, y el perro empezará a responder más rápido a las señales de su dueño y ganará en estabilidad emocional.



Al aplicar los siguientes principios en situaciones específicas, tu perro aprenderá patrones y hábitos que puede generalizar y ayudarle a mantener la calma en diversas situaciones:

5 Claves para enseñar a tu perro un comportamiento tranquilo

1. Identifica qué es lo que el perro quiere en una situación determinadaesa será su recompensa. Dependiendo de la situación, el perro puede querer salir, tu atención, comida, un juguete o un rato de juego con otro perro. (Principio de Premack)

2. Espera pacientemente a que el perro haga el comportamiento que quieres que repita para recompensarle: si el perro tira para salir por la puerta y al final lo consigue o si al saludar salta para llamar la atención y se le acaricia, el perro volverá a hacer esas acciones incorrectas. Espera a que deje de realizar esas malas acciones y premia la correcta (cuando deje de tirar por un momento o cuando tenga las cuatro patas en el suelo). Además una buena forma de aumentar vuestra conexión es enseñarle a esperar hasta que te mire antes de permitirle hacer lo que quiere.

3. Practica tu paciencia: mantén la calma. La frustración y la irritación sólo contribuirán a la excitabilidad del perro y será más difícil que se calme.

4. Sé constante: la enseñanza es efectiva cuando es consistente. Una vez que eliges qué comportamiento específico vas a trabajar debes seguir adelante con la confianza de que verás los resultados de tus esfuerzos.

5. Busca oportunidades para enseñar a tu perro el autocontrol:
  • Pide al perro que se siente y espere tu señal para comer.
  • Haz que el perro espere antes de entrar o salir del coche.
  • Al llegar a casa espera a que se calme y no salte antes de darle tu atención.
  • Durante el juego haz que espere antes de ir a por la pelota o el juguete.

El autocontrol ante estímulos positivos y negativos

El perro debe aprender a controlar sus impulsos tanto ante estímulos positivos como negativos para conseguir una buena gestión de sus emociones. La gestión emocional ante estímulos negativos no se suele tener muy en cuenta y es algo de suma importancia, ya que trabajar este aspecto servirá para que el perro acepte con mayor naturalidad situaciones que le puedan incomodar.
  • Ejemplos de trabajo con estímulos positivos: pedir al perro que se siente mientras se lanza una pelota, que permanezca tumbado mientras otra persona pasa con su perro a una distancia que se irá acortando, pedir que esté quieto con nuevas visitas en casa...Con imaginación puedes ir aumentando la exigencia de autocontrol.
  • Ejemplos de trabajo con estímulos negativos: colocar al perro una gomilla en el hocico y pedirle que se siente, mojarle con un pulverizador mientras esté en quieto, colocarle postits a la vez que se le pide que haga diferentes acciones...Busca qué le puede incomodar a tu perro y trabaja su control.
Tanto los estímulos positivos como los negativos deben tener una intensidad baja que se tiene que ir aumentando progresivamente. De esta manera, se podrá conseguir que el perro tenga más capacidad de autocontrol ante situaciones que le puedan superar emocionalmente: de forma positiva, cuando vea a otros perros jugar al otro lado de la carretera y no ir a donde ellos; de forma negativa, no reaccionar exagerada y agresivamente ante perros que le puedan suponer una amenaza o ante una situación de miedo.

El control de los impulsos es una de las cosas más importantes que puedes enseñar a tu perro. Se volverá más tranquilo, más centrado y más fácil de controlar en general.


¿Te ha gustado lo que has leído? Introduce un comentario y comparte el artículo. Además, te invito a que seas seguidor del blog.

2 comentarios:

  1. hola estoy desesperada ya no se que hacer para controlar su ansiedad , tengo 3 problemas con mi perro es macho,el primero que cada vez que viene alguien a mi casa conocido se desespera para saludar pero lo hace con mucha brutalidad ,tiene mucha fuerza ,ya quebro a la señora que cuida mi mama por ej,aclaro no es agresivo con la gente conocida,luego con los que no conoce les ladra de tal manera q parece q los va a atacar pero luego los quiere saludar nada mas pero siguiendo con la fuerza terrible q tiene y 3 la mas comun , el pesea a mi ,siempre tuve mascotas pero nunca me paso q tuviesen esta conducta ,ayuda por favor estoy desesperada se esta convirtiendo en un problema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yanina. La mejor ayuda es contactar con un buen profesional de tu zona que trabaje de forma amable con el perro. Si no es posible, hazte estas preguntas: ¿por qué se comporta siempre de esta forma tan descontrolada? ¿Gasta la energía suficiente a lo largo del día? ¿Tiene los suficientes periodos de descanso? ¿La cantidad de comida es la adecuada a su nivel de ejercicio diario? Cuando un perro se comporta de esta forma tan ansiosa suele ser por no ser capaz de estar en calma. Y para ello, es necesario cubrir suficientemente sus necesidades de ejercicio físico y mental: gastar energías a través de largos paseos, juegos y carreras, y a través de ejercitar su mente enseñándole nuevos ejercicios. Me supongo que como tira de la correa, le sacas poco tiempo, y esto es un grave problema. En este blog tienes cómo enseñarle a no tirar, pero si aún así sigues con problemas, hay arneses antitirones que te pueden ayudar a pasear a tu perro durante más tiempo y así quemar más energías. Práctica con él ejercicios de obediencia básica: sentado, tumbado, quieto, la llamada. Ejercita su mente. Por otro lado, los perros no tienen por qué comer todos los días la misma cantidad de comida, ¿a qué tú no lo haces? Unos días tienes más hambre y otros menos, dependiendo si has gastado más o menos energías. Tu perro es igual: si no gasta las energías que come, su comportamiento será siempre exagerado y descontrolado por tener energía acumulado y estar ansioso por quemarla. Habla con tu veterinario por sí es necesario modificar su dieta y la cantidad. Por lo tanto, si tiene sus necesidades de ejercicio físico y mental cubiertas, estará más tranquilo cuando lleguen personas a casa y le podrás controlar mejor pidiéndole que se siente o se acerque con más calma a esas personas.

      Eliminar