Translate

lunes, 9 de marzo de 2015

3 formas rápidas de juzgar el nivel de estrés de tu perro

No hace mucho, en este otro artículo, te exponía que existen varios tipos de estrés y un punto óptimo de nivel donde se debe llevar al perro para que su aprendizaje sea el más efectivo. Aunque si se sobre pasa ese nivel óptimo de estrés, el perro empieza a sentir la situación como adversa. Para que esto no suceda en las sesiones de entrenamiento con tu perro o para saber que una situación determinada le está creando un estrés excesivo y prevenir que reaccione y llegar a tener un perro reactivo, es necesario que sepas identificar rápidamente si está pidiendo tu ayuda para salir de esa situación. Para ello, aquí tienes 3 formas rápidas para saber si tu perro necesita un respiro:



Observa su lenguaje corporal

Jadeo excesivo, bostezar, relamerse los labios, rascarse...y otras señales que puedes ver AQUÍ indican que tu perro necesita un descanso durante su entrenamiento, alejarse y dar distancia con otros perros o personas o que le estás metiendo demasiada presión con tu actitud hacia él y necesita que seas menos exigente.

Ingesta de comida

Cuando el nivel de estrés de tu perro se eleva, lo normal es que deje de aceptar las golosinas que un momento antes le podías estar dando o que las coja de una forma más agresiva o ruda. Si ves que esto sucede, no es que tu perro esté lleno o que se esté volviendo agresivo, es que la situación le está sobre pasando emocionalmente y necesita dar distancia para darse un respiro y tranquilizarse.

No atiende a órdenes ya conocidas

Si tu perro sabe perfectamente sentarse o tumbarse en multitud de ocasiones cuando se lo pides y mientras estás en una sesión de aprendizaje o cerca de otros perros, niños, bicicletas...no realiza esta acción, significa que está demasiado estresado para hacerla. Su estado emocional le impide hacer esa acción porque su cerebro solo le está indicando que se aleje de esa situación que siente como negativa y que no permanezca allí. 

Con estas tres formas rápidas de juzgar el nivel de estrés de tu perro podrás planificar mejor el tiempo de las sesiones de aprendizaje y saber cuándo es necesario alejar a tu perro de una situación determinada, y de esa forma no repetir una y otra vez situaciones con un alto estado emocional negativo y no llegar a tener un perro reactivo.


 


APUNTATE Y RECIBE LAS NOVEDADES EN TU CORREO, ¡ASI DE FACIL!


Enter your email address:


Delivered by FeedBurner

1 comentario:

  1. Excelente como siempre sus post. Un saludogs desde chile!

    ResponderEliminar