Translate

lunes, 27 de julio de 2015

5 usos de una cuerda larga en la educación de tu perro

Hay infinidad de tipos de correa pero veo a muy pocas personas que usen una cuerda larga para enseñar a su perro. Una cuerda puede ser muy útil, más de lo que puedas pensar. En este artículo te voy a explicar en qué momentos usar la cuerda y cómo practicar con ella y tu perro: 

Una cuerda es un elemento o herramienta que solemos usar los educadores caninos para enseñar determinados ejercicios y que tú también puedes utilizar. La principal ventaja de la cuerda larga es que da seguridad al guía de tener al perro controlado aunque no le tenga sujeto por la correa y/o esté a cierta distancia. Esto es importante porque hay ciertos ejercicios que necesitamos que el perro se aleje o esté a cierta distancia para realizarlos y es una forma de tener la situación bajo control (seguro que en más de una ocasión has estado persiguiendo a tu perro durante bastante tiempo porque querías que se acercase pero él quería seguir jugando).


5 formas de utilizar una cuerda:

1) En los paseos del cachorro. Una de las primeras compras cuando se tiene un cachorro es adquirir una correa. Se la colocamos cuando empieza a dar sus primeros paseos alrededor de los 3 meses (todo depende de tener puestas las vacunas). Lo que suele suceder es que, como cachorro que es, quiere acercarse y explorar todo lo que ve en la calle, experimentar el mundo, y no hace más que tirar de la correa de un lado para otro desesperando al dueño y llevándose sus primeras regañinas, que más adelante pueden ser verdaderos tirones de correa por parte del dueño. ¿Y por qué no usar mejor una cuerda de varios metros? La cuerda le da la suficiente autonomía para explorar, no aprenderá a tirar para llegar a donde quiere y, aunque se aleje, estará controlado en todo momento incluso en los juegos con otros perros. En estos casos puedes tener cogida la cuerda ya que los cachorros no suelen tener la fuerza suficiente para dar un buen tirón (depende de cada perro).

2) En la enseñanza de la Llamada. Para practicar la llamada es necesario que el perro se aleje del guía y esté a cierta distancia. Mucha gente pregunta "si llamo al perro y no viene, ¿qué hago?", la respuesta es siempre la misma: ponle una cuerda larga para trabajar la llamada. Esto se hace muy poco. No se puede soltar completamente a un perro si no se tiene una cierta seguridad de que acude cuando se le llama. Una cuerda de 10 o 15 metros da la posibilidad de pisarla sin tener que llegar hasta donde está el perro, fijar su atención en el guía y volverle a llamar alejándose un poco. Si se sabe que el perro no da tirones bruscos, se puede llevar sujeta con las manos, pero yo aconsejo mejor dejar que el perro arrastre la cuerda.

Cuerda de 10 metros que yo suelo usar
3) Para enseñar al perro a seguirte. Este es un ejercicio muy importante porque aquí la cuerda ayuda a enseñar al perro a seguir al dueño cuando va suelto y, como consecuencia, a ir sin tirar de la correa. ¿Cómo hacerlo? Se le coloca al perro una cuerda de 10 metros y se le deja libre mientras el guía camina en una dirección. Cuando el perro se adelante varios metros (como mucho los 10 metros de la cuerda), se pisa, se coge y el guía se gira en sentido contrario invitando al perro a seguirle. Se repite este proceso cada vez que el perro se adelante. Al final, el perro irá cada vez más cerca del dueño y girará con él. Cuando esto suceda, se puede recoger la cuerda a distancia de una correa, se le estará enseñando a seguir y no tirar.

4) Para enseñar al perro el QUIETO. La enseñanza del quieto se empieza a corta distancia, y cuando el perro se encuentre emocionalmente seguro y tranquilo a unos 2 o 3 metros del guía, es el momento de practicarlo a cada vez más distancia y poder tener al perro en QUIETO lejos del guía. En este caso, la cuerda ayuda como elemento de seguridad, para tener un control del perro a distancia durante las sesiones y no tenerle que perseguir si se levanta para ir a oler algo o acercarse a otro perro.

5) Como elemento de seguridad. Ahora cada vez hay más parques cerrados exclusivos para perros, pero todavía existen ciudades donde las zonas para soltar a los perros son abiertas, y en muchas ocasiones pasa una carretera cerca o hay juegos para niños. Por otro lado, muchos perros salen corriendo y se pierden por miedo, por ejemplo, a ruidos repentinos como los petardos. Poner al perro una cuerda de varios metros da la posibilidad de protegerle de ciertos peligros y de tenerle controlado para que no pueda molestar si llega el caso.


 


APUNTATE Y RECIBE LAS NOVEDADES EN TU CORREO, ¡ASI DE FACIL!


Enter your email address:


Delivered by FeedBurner

2 comentarios:

  1. Buenisimo, como siempre sus artículos.
    Saludos desde Chile!

    ResponderEliminar
  2. Hola,buenas tardes.Antes de nada decir q me encanta tu blog y estoy aprendiendo mucho con el.
    Querria hacerte un consulta e leido este articula y la verdad es q me encantaria ponerlo en practica con mi cachorra tiene 3 meses ya llevo sacandola a la calle varias semanas la llevo con una correa de 1,5 metros mas o menos el por que,es que coje todo lo que encuentra,y si lo tirara vale pero es q se lo come,asi q tengo q ir peleando con ella para sacarle todo de la boca,papeles,envoltorios,piedras,hojas,etc.Ademas el No o el shhh como que se lo pasa por el forro de la indiferencia tanto en casa como en la calle,me e supuesto que es por que es pequeña y me digo que tengo que tener paciencia.
    Bueno despues de todo este rollo que te solte solo darte las gracias por tu trabajo,dedicacion y grandes consejos.Saludos desde Melilla.

    ResponderEliminar